Hab a cierta vez un tipo

Hab a cierta vez un tipo llamado Bernardo Berm dez. En el d a de su aniversario de casados, su esposa (que ten a la costumbre de poner en cualquier obsequio que le daba las iniciales del marido) pensaba qu regalarle.

Se le ocurri entonces tatuarse una B en cada nalga, cosa que hizo inmediatamente. Al llegar el tipo del trabajo, ella le dice:

“D jame ense arte tu regalo.”

La mujer se desviste y se empina, para que el marido pueda verla en todo su esplendor.

Acto seguido su marido pregunta: ” Quien es BOB?”