Una vez una monjita caminaba

Una vez una monjita caminaba fuera de su convento, cuando se encuentra a un borracho tirado en la calle.

Al verla, el borracho se levanta, se acerca a ella y la empieza a masacrar: dos patadas, tres pu etes, dos llaves inglesas (mismo Titanes en el Ring), y cuando la monjita ya no pod a ni pararse, el borracho le dice: “Me decepcionaste, BATMAN.”